El milagro de la Catedral de Chartres

[ 2 ] | Javier Gómez

catedral-de-chartres

Aquel mes de junio de 1194 un gran incendio devastaba la ciudad francesa de Chartres. “¿Castigo divino? probablemente”. Así debieron pensar las autoridades eclesiásticas cuando vieron cómo las llamas alcanzaban a la vieja catedral románica de Chartres. No era el primero, desgraciadamente, pues muchos años antes, en el 740, los visigodos saquearon la ciudad y quemaron la primera iglesia que se había construido en aquel mismo lugar. Posteriormente, y tras invadir la ciudad los piratas normandos, la segunda iglesia también fue destruida en junio del 858, e incluso casi cien años después, la nueva iglesia tamibén fue destruida, por tercera vez, esta vez durante la batalla que enfrentaron a Ricardo I, duque de Normandía, con Teobaldo I de Blois, conde de Chartres.

“Castigo divino, sí”, “la espada de Dios se cierne sobre este lugar”, quizás… aquel nuevo incendio prendió los terrores sin sentido de la iglesia cuando inmediatamente pensó en la santa reliquia de la túnica de la Virgen María que se guardaba dentro, la Sancta Camisia.

Esta sagrada reliquia había sido traida directamente de Jerusalén y fue donada a la catedral en el año 876 por Carlos el Calvo. Supuestamente, esta túnica perteneció a la mismísima Virgen María, pero desde entonces había sido el reclamo perfecto para los peregrinos que se acercaban a la ciudad para venerarla.

Desgraciadamente, el rayo que había prendido en la ciudad y que arrasó con una buena parte de la catedral parecía haberse llevado por delante la capilla donde se alojaba la prenda. Tres días pasaron, pero nadie pudo encontrarla, ni siquiera sus restos. Pasados esos tres días, y mientras se seguía buscando, de entre los restos de la iglesia apareció un grupo de sacerdotes que portaban la Sancta Camisia. Al parecer, y según contaron, se habían alojado en la cripta durante el incendio, y éste, milagrosamente, parecía haber esquivado el lugar, quemando todo lo de alrededor de modo que la capilla quedó intacta.

El cardenal Melior de Pisa proclamó el milagro y se lo atribuyó a las ropas de la Virgen que tan fervorosamente veneraban. El cardenal, delegado del Papa por aquel entonces, dictó una proclama que se leyó al pueblo en el que expresaba su deseo de levantar una catedral aún mayor en aquel lugar para celebrar aquel milagro, pero que en esta ocasión no lo haría con los impuestos de la gente.

¿Intuición? ¿truco publicitario? la cuestión es que las autoridades eclesiásticas supieron manejar la situación a la perfección y conseguir, basándose en aquel “milagro”, que llegaran fondos desde toda Europa, contribuciones con las que se consiguió hacer una de las más bellas catedrales de Europa.

plano-de-la-catedral-de-chartres

La catedral de la Asunción de Nuestra Señora de Chartres (así es su nombre) hoy día se ha convertido en un referente de la arquitectura gótica (en ella se basaron para otras catedrales como la de Amiens o la de Reims), en un ejemplo de la perfecta belleza y armonía de aquel estilo, y sobre todo, supuso un avance importante para la época que se reflejó en la altura de sus torres, jamás alcanzada hasta ese momento.

Hacia el año 1220 ya estaba construida la parte principal de la nueva iglesia y finalmente fue consagrada en el año 1260.

El edificio tiene la clásica planta cruciforme con tres naves centrales pero con la curiosa característica de que la central es mucho más alta que las laterales (36 metros de altura). En la Catedral de Chartres destacan sus magníficas vidrieras, consideradas por mucho, como de las mejores del mundo por su colorido y belleza. 186 vidrieras tenía originalmente (ahora quedan 152), pero destaca de todas ellas la conocida como Ventana de la Virgen Azul, la Notre Dame de la belle Verriere que data del siglo XIII.

vidriera-de-la-virgen-azul

La fachada sí tiene elementos de diferentes épocas, pues se mantuvieron algunas cosas de la iglesia anterior, como la torre sur y tres portales con sus respectivos ventanales. Por su parte, la torre norte se construyó en el año 1513, y es por eso que presenta esa curiosa fachada esta catedral, donde una torre es más espigada y alta que la otra.

El Pórtico Real es de estilo románico y fue construido también para la anterior iglesia con relieves inspirados en la basílica de Saint Denis.

Otro elemento destacado de esta inmensa catedral es su cripta, la más grande de Francia y la tercera del mundo cristiano, tras la de San Pedro de Roma y la de la Catedral de Canterbury.

Foto 1: atracciones turísticas

Plano: wikipedia

Tags: ,

Category: Monumentos, Turismo e Historia en Europa

Imprimir


Comentarios (2)

Comentarios RSS Feed

  1. Curisiano dice:

    OHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH! :O

  2. Luis RT dice:

    Una de las tres grandes catedrales clásicas del gótico francés, una obra maestra de la arquitectura ojival, desafortunadamente inconclusa como las demás de Francia; pues contemplaba construirse 5 torres más, a parte de las 2 existentes de la fachada principal. Vale la pena visitarla y disfrutarla!!

Deja tu comentario