La Catedral de San Basilio, en Moscú

[ 0 ] | Javier Gómez

catedral-de-san-basilio

De elegante, colorida y artística podríamos considerar a la famosa Catedral de San Basilio que, ubicada en la mismisima Plaza Roja, es el símbolo turístico de una ciudad, Moscú, que poco a poco se va abriendo al turismo internacional. Pero lejos de esa imagen serena y altiva, la Catedral de San Basilio, cuyo nombre es el de la Catedral de la Intercesión de la Virgen en el Montículo, encierra tras de sí una historia y una leyenda digna de ser conocida para quienes vayan a visitarla.

Precisamente su construcción está íntimamente ligada a la historia de la ciudad de Kazán. Es ésta una ciudad de origen búlgaro de la que se tiene noticias escritas por primera vez en el año 1177, aún cuando fuera fundada por los búlgaros del Volga (río junto al que se levanta) en el año 1005. En el siglo XIII ya se convirtió en la capital del Principado de Kazán, y dos siglos después en capital del Kanato de Kazán…. hasta que emergió, poderosa, la figura en Rusia del zar Iván IV a quien se le conocía como “el Terrible”.

En el año 1552 la ciudad de Kazán, habitada mayoritariamente por tártaros, fue atacada por el ejército ruso. Los tártaros, famosos por su arrojo y valor les hicieron frente, pero sus medios militares eran rudimentarios frente a la fortaleza del ejército del zar. Iván el Terrible conquistó la ciudad aquel mismo año y el escarmiento que dio a los tártaros supervivientes fue cruel y como su sobrenombre mismo indica, terrible: fueron decapitados como muestra del poder del Zar. Aquellos rudimentarios soldados tártaros vestían unos peculiares turbantes multicolores que tres años después sirvieron de idea para edificar las cúpulas de San Basilio.

En el año 1555 Iván el Terrible decidió levantar una magnífica iglesia que compitiera con las del mundo occidental aprovechando el aniversario de la conquista de Kazán y de la victoria sobre los tártaros que, precisamente, se consiguió el Día de la Intercesión de la Virgen (de ahí el nombre de la iglesia). Barma y Postnik fueron los constructores de una iglesia que sería finalizada seis años después, en 1561. Y es aquí donde la historia comienza a difuminarse con la leyenda…

Cuenta esa leyenda que al ser acabado el templo, Iván el Terrible preguntó a los constructores si aún serían capaces de construir algo más bello que aquella iglesia. Inocentes, ambos respondieron que sí, que probablemente podrían hacerlo. Ante aquella respuesta el Zar mandó cegarlos y así evitar que ninguna otra iglesia en el mundo pudiera ser mejor a la suya.

En el año 1588, el nuevo zar, Fiodor Ivanovich, mandó construir una nueva capilla que se anexó al edificio central. Es allí donde reposan los restos de San Basilio Bendito.

Y como no hay dos sin tres (o en este caso, una sin dos), una última leyenda cuenta que napoleón Bonaparte, enamorado de esta hermosa catedral, al comprobar que no podía desmontarla y llevársela con él a París, quiso destruirla cuando las tropas francesas tuvieron que retirarse de Moscú. Se dice que incluso se llegaron a poner a su alrededor los cañones y los barriles de pólvora, y, sin embargo, una inesperada y contundente lluvia apagó las mechas y mojó toda la pólvora, evitando el desastre.

catedral-de-san-basilio-detalle

INFORMACION SOBRE LA CATEDRAL DE SAN BASILIO EN MOSCU

  • Dirección: Al Sureste de la Plaza Roja de Moscú, frente a la Torre Spasskaya del Kremlin.
  • Horarios: abierta de miércoles a lunes de 11 h. a 17,30 h. (cierra los martes)
  • Cómo llegar: en el metro Kitai Gorod

Foto 1: vía ViajesMag
Foto 2: vía Wikipedia

Tags:

Category: Monumentos, Turismo e Historia en Europa

Imprimir


Deja tu comentario